miércoles, 4 de enero de 2012

De primero, ruedas de molino.

Llegó el año nuevo y con él se comienza a destapar el tarro de las esencias del nuevo Gobierno. No han llegado sus majestades los Reyes de Oriente y todo parece indicar que la noche mágica no la pasaremos en vela esperando ilusionados un montón de regalos si no más bien acongojados por las medidas que para ese día, Rajoy y los suyos, tienen pensado anunciar.

El tarro de las esencias nos atufó a finales del año pasado con el hedor de la mentira cochina y marrana del incumplimiento electoral, se nos dijo que no subirían los impuestos, fue de las pocas cosas que Rajoy se atrevió a prometer y no sólo a prometer si no también a argumentar con esa parsimonia sesuda del niño que saca buenas notas en el cole. Mentira, mentiroso, no lleva ni un mes desde que juró el cargo y la primera en la frente.

Pero hay cosas peores:

La primera de ella es ver la desilusión y la perplejidad en las caras de aquellos que votaron al PP, los mismos que te aseguraban que Rajoy no era Zapatero, los mismos que te decían que no se subirían los impuestos, esos mismos ahora no saben que decir y si dicen algo es repetir lo mismo que el líder, "no se podía hacer otra cosa", "con lo que han heredado"... como si Rajoy y su equipo no supieran de antemano lo que iban a heredar y lo que es aún más grave, como si el hecho de que el déficit supere el 6% invalidara el argumentario previo de que subiendo los impuestos se frena la economía y sube el paro... supongo que es duro reconocer que te han engañado y más duro es quedarte sin esperanzas pues aquellos que votaron al PP lo hicieron con la esperanza de que ellos eran diferentes, que ellos cumplirían y ahora la única esperanza que les queda es Aguirre.

La segunda es que la cosa no termina aquí. Mientras los pajes preparan los sacos de caramelos, el ministro de economía nos eneña la patita de la siguiente puñalada trapera:


Así que si el déficit del 8% es la piedra en la que se apoya el Gobierno para subir los impuestos, el paro lo va a ser para desmotar el estado del bienestar. El paro, malo maloso, no el Gobierno que hace lo que puede el "pobrico", no, el Gobierno es bueno y si ha de dejar de contratar médicos y profesores, cerrar centros de salud y poner un euro a cada receta, dando igual lo que gane el que la ha de pagar, si hace todo eso es porque le obliga el paro.

Ojalá me equivoque pero mucho me temo que esto es lo que nos espera a partir de ahora, nada de reducir despilfarros, nada de recortar en duplicidades, nada de cumplir con lo que se prometió... de eso nada, ruedas de molino con las que comulgar porque es lo que toca y para eso sacaron mayoría absoluta y da igual que el programa electoral fuese otro, según ellos tienen la confianza de los españoles.

Al final se cumple aquello que dijimos en la campaña del 20N, que PP y PSOE eran la misma cosa, más de lo mismo, que para salir de la crisis había que superar primero la crisis que la propia política española padecía, cambiar los modos... al final, una vez más y no sin asombro, se repite la historia, ¿se acuerdan de aquello de Zapatero embustero?, pues lo mismo.



3 comentarios:

Anónimo dijo...

Estimado Sigüenza, sigo tus entradas del blog asiduamente, me gustan, para que mentir, me parecen que son decentes ante tanta mediocridad de blogs. Tengo que decirte una cosa, este gobierno no lleva ni un mes y ya se le está poniendo en el mismo rasero que al Psoe, sí, ese tan malo malísimo, que nos dejó echo un asquito.
¿Por qué no concedemos unos cuantos meses de confianza a este gobierno si le concedimos a Zapatero 8 años de nuestra vida?

N.

José Francisco Sigüenza García dijo...

N: por supuesto que hay que darle tiempo al nuevo Gobierno, hay que esperar a ver si las medidas que ha tomado y las que va a tomar dan sus frutos pero yo lo que le afeo al Gobierno no son las medidas si no el hecho de que no cumplan sus promesas electorales. Es como si Zapatero al llegar al Gobierno no hubiese sacado las tropas de Irak (como cuando el PSOE ganó las elecciones con aquel: OTAN NO y luego fue que SI)
Rajoy prometió que no subiría los impuestos y ahora los sube pero las razones que da para hacerlo no anulan el argumento que dio en el Parlamento cuando dijo que eso de la subida era un error. Puede que me equivoque pero creo que en el PP ya sabían que el déficit sería mayor que el pronosticado por el Gobierno y jugaron con ello...
Puede que con lo del Ministro de Economía me haya dejado llevar y he criticado un futurible que aún no ha llegado, asumo la critica y la comparto.
Muchas gracias por comentar y me alegra saber que alguien me lee ;)

José Vicente dijo...

Es de manual, la escusa para subir los impuestos es muy vieja, lo que pueda ir bien a partir de ahora es mérito mio, lo que va mal y las medidas impopulares son culpa de los anteriores. La palabra de este gobierno vale menos que un billete de 7 euros.
¿ Conoces este vídeo: http://zappin.me/mefSdaLjoF ? Una magistral lección de comunicación política que Soraya traía bien aprendida.